coordinador de seguridad
 
 
Tutoriales
  Seguridad   laboral
  Curso   Coordinador
  Actividades   empresariales
  Alta Tensión
 
Directorio empresas
 
Correo

 

 

Obligaciones del empresario cuando sus trabajadores realizen trabajos con riesgo eléctrico.

Obligaciones del empresario.

1. El empresario deberá adoptar las medidas necesarias para que de la utilización o presencia de la energía eléctrica en los lugares de trabajo no se deriven riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores o, si ello no fuera posible, para que tales riesgos se reduzcan al mínimo. La adopción de estas medidas deberá basarse en la evaluación de los riesgos contemplada en el artículo 16 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la sección la del capítulo II del Reglamento de los Servicios de Prevención.

Este artículo, que establece la obligación del empresario de aplicar las medidas que se integran en el deber general de protección en relación con el riesgo eléctrico, sigue, entre otros, los contemplados en las letras a) y b) del artículo 15.1 de la LPRL, relativos a la necesidad de «evitar los riesgos» y de «evaluar los riesgos que no se puedan evitar».

La evaluación de riesgos, aunque basada en los mismos principios, tendrá particularidades diferentes en función del trabajo que desarrolle el trabajador. En general, podemos distinguir entre:

a. Trabajadores usuarios de equipos o instalaciones eléctricas: en este caso, la evaluación de riesgos se dirigirá a comprobar si los equipos o instalaciones son los adecuados para evitar que los trabajadores puedan sufrir contactos eléctricos directos o indirectos. Esto implica:
o Comprobar la adecuación de los equipos o instalaciones a las condiciones en que se utilizan (locales mojados, atmósferas explosivas, etc.).
o Comprobar si disponen de las medidas de prevención necesarias para evitar el riesgo de accidente eléctrico (esencialmente, medidas de prevención en el origen).
o Tener en cuenta el cumplimiento de la normativa específica aplicable, en particular, la reglamentación electrotécnica.
Además, será necesario comprobar que los trabajadores disponen de la formación e información adecuadas en relación con el uso de los equipos e instalaciones eléctricas (véanse los comentarios al artículo 5 de este Real Decreto).
b. Trabajadores cuya actividad, no eléctrica, se desarrolla en proximidad de instalaciones eléctricas con partes accesibles en tensión y trabajadores cuyos cometidos sean instalar, reparar o mantener instalaciones eléctricas: en estos casos, la evaluación de riesgos se centrará en comprobar que las técnicas y procedimientos empleados se ajustan a lo dispuesto en este Real Decreto, que los equipos utilizados y los dispositivos de protección se ajustan a la normativa específica que sea de aplicación y que los trabajadores disponen de la formación, información y, en su caso, cualificación requeridas (véanse los comentarios al artículo 5 de este Real Decreto).

2. En cualquier caso, a efectos de prevenir el riesgo eléctrico:
a. Las características, forma de utilización y mantenimiento de las instalaciones eléctricas de los lugares de trabajo deberán cumplir lo establecido en el artículo 3 de este Real Decreto y, en particular, las disposiciones a que se hace referencia en el apartado 4 del mismo.
b. Las técnicas y procedimientos para trabajar en las instalaciones eléctricas, o en sus proximidades, deberán cumplir lo dispuesto en el artículo 4 de este Real Decreto.
En este apartado se diferencian claramente los dos ámbitos que regula el Real Decreto. El primero, relativo a las características y a la forma de utilización y mantenimiento de los equipos e instalaciones eléctricas, tiene como objetivo la protección del trabajador usuario de dichos equipos e instalaciones. En este ámbito el Real Decreto se limita, como ya se ha dicho, a establecer algunas obligaciones de carácter general, pasando de inmediato a hacer referencia a la normativa específica aplicable (básicamente, la Reglamentación Electrotécnica).

El segundo de los ámbitos, detalladamente regulado por este Real Decreto, es el relativo a las técnicas y procedimientos para trabajar en las instalaciones eléctricas o en su proximidad. Su objetivo es la protección del trabajador que no es usuario de la instalación, pero que circunstancialmente tiene que trabajar en ella o en su entorno, por lo que está expuesto a un riesgo eléctrico.

La diferencia y, a la vez, complementariedad entre ambos campos puede ponerse de manifiesto con el siguiente ejemplo:

Los interruptores diferenciales son dispositivos de seguridad concebidos para proteger al usuario de una instalación eléctrica, pero pueden proteger también, en ciertos casos, a un trabajador autorizado o cualificado durante la ejecución de un trabajo ocasional en la instalación. La obligatoriedad de uso y las características de los diferenciales se regulan en la Reglamentación Electrotécnica. Por otro lado, si la comprobación del correcto funcionamiento de un interruptor diferencial (que conviene hacer de forma periódica) exigiera la apertura de un armario en el que hubiera elementos accesibles en tensión, se trataría de una operación con riesgo eléctrico directamente regulada por este Real Decreto.

Guía técnica sobre el Real Decreto 614/2001, de 8 de junio, sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico.