coordinador de seguridad
 
 
Tutoriales
  Seguridad   laboral
  Curso   Coordinador
  Actividades   empresariales
  Alta Tensión
  Fichas de Seguridad
 
Directorio empresas
 
Correo
 
Acceso Empresas

 

 

Jefe de obra y encargado condenados.


El jefe y el encargado de la construcción de 31 unifamiliares en Puerto Real han sido condenados a penas de un año de prisión como responsables de la muerte de un albañil sobre quien cayó una cuba que estaba siendo izada por una grúa.

La sentencia del Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz, que también condena al gruista por una falta leve de imprudencia, afirma que la dirección de la obra, en la que no había Plan de Seguridad cuando ocurrió el accidente, impuso un método peligroso para introducir los materiales en el inmueble en construcción y puso así en grave riesgo a los trabajadores con una cadena de incumplimientos de la normativa.

La resolución asegura también que el jefe de obra y el encargado "primaron las urgencias y necesidades de la empresa constructora para la que trabajaban" sobre las "consideraciones de seguridad en cuanto al método de trabajo empleado y en la formación de los trabajadores".

"El descuido en materia de seguridad era tan alto" en la obra, explica el juez, "que la regla era que en todos los huecos interiores y exteriores, así como en los tejados, faltaran las vallas de protección conocidas como quitamiedos que debían impedir, con su altura mínima de 90 centímetros y barra intermedia, las precipitaciones de los trabajadores".

Ramón Ramírez Dorantes, el albañil fallecido, tenía 24 años de edad, era soltero y residía con sus padres. El 19 de marzo de 1996 estaba trabajando en la obra y cuando la cuba que izaba la grúa le cayó encima se encargaba de recoger ladrillos apilados en un patio para llevárselos a compañeros que se hallaban en el interior de las casas en construcción.

La sentencia, dictada por el magistrado José Ignacio Barangua, relata que lo adecuado hubiese sido que los materiales fuesen introducidos en la obra por huecos dejados en las fachadas de las viviendas unifamiliares, pero que la dirección de la obra impuso el uso de grúas. Y ello de modo que el gruista dirigía la grúa estando de pie sobre el tejado, sin valla de protección, y los albañiles trabajaban sin un plan que les impidiese estar bajo la carga izada.

El juez anota que el jefe de obra y el encargado, B.F. y A.D., sabían que no se les había facilitado a los trabajadores formación respecto a las medidas de seguridad que debían adoptar. Y señala que esos dos acusados no les indicaron a los trabajadores el método adecuado para introducir materiales en la obra ni colocaron carteles o vallas que impidiesen el paso al patio mientras trabajaba sobre él la grúa.

La sentencia condena a cada uno de los dos responsables de la obra a seis meses de prisión por un delito de homicidio por imprudencia y a otros seis meses de cárcel por un delito contra los derechos de los trabajadores. La resolución puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

14/07/2004 - Diario de Jerez